7.10.09

La cacería onírica de Serch

A nosotros remanentes de la generación X o pioneros de la generación Y nos tocó vivir una época … pues medio X la vdd. Yo aún no estoy seguro de cuál de ambas generaciones soy, creo que soy Y por mi lado emo (según Nkn) pero por cómo describe él a las generaciones quepo perfectamente en la X. Aquí lo importante es ver lo que él dice sobre el comportamiento frente a las metas y decisiones.
Se menciona que los de la siguiente generación, la Y, eran niños como que spoiled que creían que todo mundo debería ser reconocido por su esfuerzo. En las competencias no había perdedores, sólo buenos competidores que no lograban la excelencia pero conseguían gran potencial por intentar competir y promover el verdadero espíritu de los deportes. Plain Bullsh**. Los de la gen X sabemos que la vida no es así, que hay que luchar y darle a los trancazos y si perdiste, pues a prepararse más porque esto de ser un perdedor no está chido, and it’s not Ok.

Pero no voy a hablar de ello, más bien quería referirme a la perspectiva de los obstáculos y la manera de luchar por ellos, decisiones difíciles y con riesgos. Hace un par de semanas mi amigo Serch dejó su trabajo en una “respetable” compañía de Café: Starbucks. Para probar suertes en la capital del país. Se fue a probarse un par de meses, sin sueldo, en una ciudad en la que aún no tiene amigos, a vivir con sus abuelos, a empezar desde lo más bajo, sólo por una oportunidad en una “importante” compañía televisora: Telerisa.

El chavo lo dejó todo: amigos, trabajo, pories, fucho, al menos no tenía una noviecita que lo detuviera en tierras regias, si no habría sido una decisión súper difícil. Pero para él no lo fue. ¿Cómo es fácil esa decisión? Siguió su sueño, as simple as it is. Lo que le gusta es el futbol. Si hay una persona en este mundo que se apasione más por el fútbol que él sin duda sería la clase de demente que donaría su piel para que hicieran un balón con ella y que se usara en algún partido oficial de la FIFA…Serch no es de esos, pero es una biblioteca futbolera andante.

Ayer hablé con él, está en la chamba alrededor de 14 horas diarias, fines de semana incluidos. Un terrible trabajo podríamos pensar muchos, pero cuando es tu vida, lo que te gusta, simplemente no hay más. No hay esfuerzo pesado, horario complicado ni situación estresante, todo es una grata experiencia. Así se oía su voz por el teléfono: contentísimo de la vida.

No dudo que veré sus reportajes en un par de meses, sus entrevistas por la tele aunque sólo aparezca su mano sosteniendo un micrófono. Vaya que el tipo se lo merece, no hay una persona con mayor devoción por ese trabajo que él. Tan es así que me ha inspirado a seguir leyendo el gReeader y postear más seguido y desde aquí un abrazo al buen Serch que seguro la hará en grande, es sólo cuestión de tiempo.

3 commenti:

valnouveau ha detto...

pues que chido, y como siempre...todo lo bueno cuesta.
que mal que mal!

Walther Cantú ha detto...

Generación X all the way.

Y que pedo que tu analogia de que Serch busque sus sueños es que tu leas y compartas items en GReader?

Me no comprende.

Pero lo que si estoy de acuerdo es que cuando haces lo que te gusta no importa los horarios, cuanto tiempo le dediques o lo que tengas que hacer para hacerlo. Por que lo disfrutas, si no, se llamaría trabajo. :P

Cheers!

arturosc ha detto...

chingón por el serch
el wey debería escribir un blog o algo así para saber como le va. ojalá lo envíen a sudáfrica al mundial, creo k se volvería loco