2.6.13

30-30

Similar a la película de Gordon-Levitt (50-50) me toca pasar por fechas trascendentales en este mes. Quizá de cambio quizá de refuerzo de costumbres y hábitos, quizá hasta corte mi cabello. Este mes que ha comenzado cruzo la barrera de los 20’s para empezar las ligas mayores, los fabulosos 30’s.
Por un lado es inevitable pensar en la vejez y los achaques, más ahora que desde que me caí de la motoneta (febrero) y no puedo usar mi mano derecha con la destreza de antaño (hay un ángulo en el que ya es incómodo mantener posición) además del hecho de que cuando corro me preocupo por cómo piso para no lesionar de nuevo mis rodillas; y por el otro la negación de todos los hombres a perder fuerza, vigor o ímpetu. Hace una semana hice algo digno de un cuarentón en esa tan popular crisis su respectiva década, pero a mi edad, cuando todavía es permisible y tiene dejos de ese infantilismo que me ha caracterizado, redundantemente, desde que era niño.
Ahora bien, el propósito de este escrito es plasmar el avance y deseo de celebrar en grande, compartir la experiencia enriquecedora y alegre de entrar con energía a una nueva década, más libre, más experimentado y en general más intensidad que cuando entré a los 20’s. Mi auto propuesta va así: Junio tiene 30 días y coincide perfecto para que cada día pueda darme un regalo, les dije, celebrar en grande. Y hasta ahorita la lista de mis 30 regalos viene quedando de esta manera:
1 Paseo en playa (mañana)
2 Celular nuevo
3 Juego de mesa
4 Par de Converse nuevos
5 Pilas nuevas pa'l cel nuevo
6 Teatro (House / Garden)
7 Compra de una cámara profesional o semi pro (Se supone llega el 7)
8 Vuelo a Mty
9-Paseo con Mafia
10 Comida y/o cena with special someone
11 Fucho con infys
12 Concierto Cafetero
13 ***
14 Fiestón de cumple
15 Fiestón de cumple con la Familia
16 Vuelo de regreso a PVD
17 ***
18 Peliculón en el cine con megacombo de palomitas y nachos
19 Ver una movie clásica que nunca haya visto
20 Comprar un libro
21 ***
22 ***
23 Picnic ya con colchilla y burbujas oooh si
24– 28 ***
29 Acampada con cámara chida y bombones
30 Acampada con cámara chida y bombones

***Si tienen otras propuestas jóvenes, con gusto aceptamos las sugerencias.

18.2.13

Dos conciertos, o casi

Ahora les contaré de la última (4ta vez) que fui a Nueva York. El motivo: Dos conciertos, viernes y lunes; o eso creí porque al mediodía del último día cancelaron el del lunes y me quedé en la gran manzana, con 7 horas y nada qué hacer. Conocí a un argentino, cantante, que vino a pasar un mes de vacaciones y estudiar un poco de inglés. Después de unos minutos de conversación al final de mi día de trabajo remoto, decidimos hacer de mi última noche en Nueva York una salida espectacular.
Al llegar al primer bar de la noche comenzamos hablando de lo que hablan los hombres, proyectos de vida y pequeños triunfos, ya saben buscando ser el Alfa incluso de un grupo de dos. Cuando nos dimos cuenta que nuestros éxitos no son comparables, ni son una amenaza para el otro. Compartimos lo que todos, pláticas de desamores.
“En todos lados las mujeres son iguales y en todos lados somos unos boludos que no podemos entenderlas ni tenerlas contentas” comenzaba a alegar el pibe. “Das y das y entregas todo el cambio y ¡SIEMPRE faltan 5 centavos para el peso!”. Sí, la noche de bares ya estaba emanando anécdotas
“¿Tomás tequila?”
- Soy de México, claro que tomo tequila, me preocupa que tú no lo puedas terminar
“Andá loco que pedimos un tequila que sho quiero probhalo ... Pero solo no, vos me tenés que acompañar”

Una rodaja de limón pero sin sal fue el cierre del primer brindis entre centro y Sudamérica.

Al fin de las últimas cervezas de la “happy hour” viendo que nuestro presupuesto era limitado comienza el bonaerense: “Loco, que está todo muerto vayamos a un lugar con vida, sabés, es Nueva York”
Y vida hallamos, brincamos por al menos 3 bares antes de llegar a ese espacio irracional con música horrenda, cerveza cara y dos bartenders contrastantes, ambas de jeans y bikini. Una wera malhumorada, ruda y altanera. La otra, la coquetería morena hecha mujer de silicón.

Dos latinos sumergidos en un bar de yankees, veintañeros entre cuarentones, nos quedamos porque ya habíamos recorrido suficiente y el ruido nos fascinaba, eso y la pésima iluminación nos hacían creer que estábamos en el lugar correcto. Él intentó conquistar a una gordita sacada de graduación fallida universitaria de los 80's. Yo sólo quería recibir reclamos y malos tratos de la bartender agresiva, una fierecilla que afirmaba que "una dolara era propina barato" por cada cerveza que servía frente a mí.
Lo observo y noto esa negociación, la mujer de cabello desteñido enmarañado, de raíces tan negras como sus cejas, y unos mechones tan rojos a la luz, que podías notar que de día su Rubio Dorado había pasado a mejor vida para ser un remedo de hilos blancos amarillentos.
“Que huele a ajo, no me dejes garchar”. Decía el sureño, pero su cuerpo iba hacia ella.
-Tío, llévatela o que te lleve, hazlo por mí que me voy mañana a RhodeIsland. “Y bueeeno pibe, acá te quedás y después hablamos, vale”
- En todos lados son iguales, y por lo visto, la mina ya es tuya. – le respondí sonriente.
Terminé mi trago a solas, de espaldas a la barra, el mareo del alcohol es traicionero y mezclar cerveza con el infame tequila doblega a cualquiera. Regresé al hostal por la maleta que dejé en resguardo
Me tomó 30 minutos caminar de regreso el camino andado, hacía unas horas fueron 5 más 8 dólares. Mandé mensajes afectuosos por celular e hice llamadas impertinentes que fueron bien recibidas. Hay de esas amistades en el mundo que hasta sonríen al oírte declarar cariños liberados por botellas.
Maleta en mano, una pausa para revisar dónde va a parar esta noche, sin duda caminando hacia el bus que me lleve al departamento en la ciudad aburrida donde vivo a dos estados de distancia. Mal dormido malcomido y listo para el claustro oficinil. Creía que la historia estaba cerrada, pactada y firmada cuando en eso entra Rodrigo al hostal:
¡La mina jadepú malparida!... Me sheva al boliche se quiere liar con unos tipos, boludo, que estaban ahí qué sé sho, en el boliche
Me rogá para que le compre vino blanco
¡Vino blanco! La gorda esa asquerosa olor de ajo... ¿A qué queré vino blanco en un boliche?
Que le ofrezco cerveza y se me enoja, ahora para contentarla termino comprando el malparido vinito ese de mierda. ¡La gooorda!
Sabés que sucedió cuando le digo que sha, que 'ta weee que nos fichemos para qué se sho, el cuarto una pieza... Dormir juntoh sabés
Que me dice que está mareada, que el vino le ha venido mal (¡la gran sinvergüenza que no pará de romperme las pelotas!)... Que queré le shame y después vemos
- Al menos te dijo que se vieran pibe, que no todo está perdido
¡No qué va! Que en un girito que ni en los tangos son tan rápidos la muy gorda de mierda se montá en el taxi ¡sin darme su número!...su dirección, el celular, la gran reventada de pelotas que ni el correo electrónico ¡¿y yo cómo mierda la hallo?!... Que sí me lo da, no la buscaba tampoco, pero ¡no me dio nada!
Me deja así, sin plata, sin aquesho, sin dormir y sho que estaba de lo lindo en el bar con vos viéndole las tetas a la morena de la barra ¿te recordás boludo?
- Sí Rodrigo, esa gorda te la jugó, te acompañaría a hallarla y que te regresara el dinero de los tragos al menos, pero mi tren sale en unos minutos y debo correr. Al menos la besaste.
Sí que la besé eh... Me habría gustado que la gorda no oliese tanto a ajo pero sí que la besé, malparida gorda
- Va Rodrigo, me marcho, disfruta los últimos diez días en nuevayork, ojalá no te topes más gordas aunque bueno, "Todas son iguales"

1.1.13

Los trece (son más) propósitos para el 13



Como  cada año, es hora de hacer los propósitos. Con la peculiaridad que esta vez, para no olvidarlos como suele suceder cada temporada, los anotaré en postits y hojas que pegaré en la oficina, el espejo y el refri, así podré recordarme seguido lo que debo de lograr pa' el viajero 2013. (les explicaré porqué será viajero en otro post)
Por lo regular los propósitos los obtengo de: http://moninavelarde.com/newyears/ Aunque esta vez comenzaré con unos de mi inspiración, después claro, de revisar los que SÍ cumplí del año pasado:

1 conseguir formalizar mi 2do empleo
2 terminar la maestriya
3 viajar de nuevo a europalandia
4 estrenar minidepa (Hasta casa compré y ahora estreno depa en RI)
5 correr por lo menos un 10K
6 give up a bad habit
7 hopscotch
8 wear sunglasses
9 smell the roses
10 show gratitude
11 carpool
12 throw a dinner party

Y el 2013 espero completar los siguientes:
1 Leer por lo menos 1 libro al mes (15 mínimo en el año)
2 Correr el 21 K de Rhode Island en Septiembre (Bonus: Correr el Marathon de RI en Octubre)
3 Aprender 1 canción al mes en la ocarina
4.1 Viajar a Italia
4.2 Viajar a Rusia
4.3 Viajar a China

Y los que Monina me propuso:
5 Send a 2 page handwritten letter to a friend
6 write a Story
7 take a nap
8 Tell him that I love him (cambiaré him por her si no les molesta)
9 watch an episode of oprah (no creo que suceda)
10 watch a documentary
11 give a hug everyday
12 eat well
13 take more photos
'learn italian
'try my hand at astrophotography and photograph the stars!
'share the remote control

14.11.12

Trifecta


Ayer martes trece pasé uno de los días más memorables de mi estadía en RhodeIsland. Se cumplieron 93 días de haber llegado, o lo que es lo mismo: 3 meses.
Acá me he dado cuenta que me gustan las tradiciones, de entrada ése es el motivo de mi próximo viaje a México en diciembre; y aquí he comenzado ya a establecer algunas rutinas, la que más me ha enseñado sobre la gratitud es la de celebrar los meses de lejanía.
Les platico, el mes pasado se me ocurrió pedir imágenes con números 2, la idea vale porque no sólo es el compartir una imagen, sino que es crear algo, con un tema y unirse a compartir. Pedí que no copiaran imágenes de internet pues esas podría buscarlas yo, quería una colección única y eso obtuve. Recibí sorpresivamente muchas imágenes. Ahora que cumplí el 3er mes el cariño fue manifestado en más de miles de palabras, fue avasallador. Estoy agradecido con todos los que participaron mediante estos gestos y les informo que me siento comprometido a disfrutar de todo lo que mi nueva etapa tiene por ofrecer, para compartírselos en imágenes también, ya saben, por aquello de la reciprocidad como norma de vida y el convivir bienvibroso.
El último mes viví un terremoto, una supertormenta y mi primer nevada. Lo estoy aceptando todo, lo comparto también, y procuro dejar trazos de todas estas experiencias para poder recordarlo. A quienes me leen les agradezco el tiempo dedicado en atención a su servidor, y para seguir compartiendo les presento las imágenes recibidas con el 3:
@WaltherCantu
@Megam1
@KarlaPaoRomo
@Khrizia
Blankitis

@Javier505mx
@KarKarenina
@ElJoil
@CallMeDuarte
La hermana y La mamá, y Le sobriné?
Magaza
Uge
El Conse


22.10.12

Dos y faltan dos


Se cumplió ya el segundo mes de mi exilio laboral en tierras RhodeIslandesas. Las cosas han cambiado bastante, mis planes de vida, de esparcimiento y las dinámicas de grupo.
Lo que más podría resaltar es que estoy dando asilo a un colega que viene a trabajar pa’l mismo cliente, tampoco él tenía casa y lo de pagar hotel por meses en lo que encuentra lugar no es opción. Así es como su “nomás me quedo una semana en lo que encuentro casa” se convirtió en ya en casi un mes compartiendo piso conmigo, y pa’ que se convenzan de que no es queja les hablaré de él.  De entrada m’ha servido mucho su compañía para hacer planes y mantenerme activo; es triatlonista y eso ha revivido en mí el ánimo deportivo al grado de ya haberme inscrito a un par de carreras en los próximos meses y poner el reto personal de correr 10K’s en tiempos presumibles y no “sólo terminarlos”.
La vdd acá se trata de asirse y ayudarse, yo he hallado en la comunidá mexa del trabajo unos cuates que me han dado pistas de dónde divertirme y con algunos hasta pude disfrutar del “International Suit Up Day” cabalmente. Desde ir a granjas de calabazas, golfitos, cajas de bateo hasta las típicas retas futboleras apostando sixes. Terminando la velada compartiendo los premios y jugando baraja con entradas de $10 USD en fichitas de a 10 y 50 centavos.
Creí que me gustaría vivir en el gabacho, pero aún tengo duda de si querré quedarme más tiempo o mantengo la idea de regresar a Monterrey al finalizar este año. Aún queda mucho por vivir por acá y estoy esforzándome para que sea rápido, pero por muy bueno que yo sea no todo depende de mí.
Pocas cosas en esta vida me han sido claras, a lo que sí apostaría es que este año termino de cambiar y de conocerme. La etapa de vivir solo en otro país va comenzando apenas, el último mes se me hizo más rápido y seguro los que vienen serán fugaces ya que llevo fuera de Monterrey dos meses y regreso en otros dos.