13.5.10

¡Viva Aguascaliéntes’n!

El fin de semana pasado me lancé junto con mi amiga Adri a “la ciudad de la gente buena”. La intención principal era visitar al Implacable Rodrigo, quién hace tiempo fue a probar suerte en aquél estado. Pueden aprender ustedes sobre Rodrigo en su blog, pero tengan paciencia que hay meses en que desaparece.
La otra excusa para ir era la clausura de la famosísima Feria de San Marcos conocida como La Feria de México y, hermanos míos, con justa razón. He ido en anteriores ocasiones, en serio, varias veces; al Festival Cervantino en Guanajuato, en una de esas veces rompí records mundiales de besuqueo a desconocidas, pero aún así la Feria de San Marcos superó mis moderadas expectativas.
La llegada
El sábado llegamos por la madrugada y el vividor que nos hospedaría no fue por nosotros a al central, bajo pretexto de que no tenía caso que al cabo con la dirección un taxi por 26 pesos nos llevaría a las puertas de su actual morada. Ciertísimo.
Al llegar nos recostamos un poco y luego salimos hacia el encuentro de un servicio de envío de paquetería y postales, seguro Hohohoil escribirá al respecto porque nos hizo que nos ocurriera “una Rodriguinha”. De ahí el hambre nos llevó al Mercado Juárez para probar una Birria y Consomé al más puro estilo hidrocálido, debo mencionar que el consomé estaba picoso y aunque batallé pude terminármelo.
El Paseo
Ya por el centro nos fuimos a recorrer los lugares típicos para turistas, el jardín de san marcos, la plaza de toros, hasta nos subimos a uno de esos camiones de 2 niveles a darnos la asoleada del año, ese paseo nos llevó a todos los puntos importantes por espacio de unos minutitos. Después decidimos descansar un poco y prepararnos para la noche memorable.
Al día siguiente, con media resaca y casi nulas energías salimos rumbo a la Isla de San Marcos para ver la exposición ganadera, excelente organización y con una muestra muy basta de todo tipo animales de rancho. También pasamos a ver los juegos mecánicos de la Isla donde se encuentra el Tsunami “la montaña Rusa más grande de México” pero no nos subimos porque es carísima y nos habían advertido que al bajarnos nos dolería el cuello.
Allí Rodrigo y yo compramos Agua de Nopal, la cual a mí me cayó muy bien pues ya estaba sediento y resintiendo la deshidratación :P

4 commenti:

arturosc ha detto...

hahaha ah que hoil tan mas vividor, pero bueno, por 26 pesos no es nada.. . y espero con ansia la rodriguinha para aprender mas sobre el implacable rodrigo.. pero a ver cuantos meses se tarda en publicarla

valnouveau ha detto...

Aguascalientes esta bien chido, fui una vez por 3 dias y no me alcanzaron para hacer todo lo que se debe, a la feria nunca he ido, me quedé con ganas.
También quiero ir a Guanajuato.
que bien que lo disfrutaste aún con resaca.

kluzter ha detto...

artu... pos ya conoces al vividor del hohohoil. Así se las gasta, también ando ansioso de leer lo que escribe él al respecto pero ya ves, se la pasa escribiendo historias con 6 meses de delay.

kluzter ha detto...

Vale, sí que lo disfruté aunque la resaca es más bien del tipo financiero porque casi casi me fui con dinero prestado y no he paga'o aún :P