1.7.06

De Mty a SD

Como algunos de uds sabrán, me autopatrociné un viajezón mega picoso a los yunaited para ir a ver a el grupazo de mi vidaza...
El cotorreo empezó así:

Mi primo me comentó que habría gira en el país vecino del norte y que se le antojaba ir, pero no solo, así que nos propusimos que el día 12 de mayo del presente año compraríamos los boletos a la hora que empezasen a venderlos... es decir a las 10 am. Nos conectamos 3 contreras y sólo uno logró conseguir dos boletos. Lo que seguía era conseguir dinero y bendiciones para ir a la aventura.

El dinero cayó como siempre, a base deesfuerzo y corretear a la que paga en el jale, el permiso se dió como regalo de cumpleaños y la aventurota empezó el pasado domingo.

El vuelo salió a tiempo y a pesar de volar como por cuatro horas, llegamos sólo 2 horas más tarde a la ciudad destino. Desde el inicio con movimientos mágicos de tiempo... quihubo quihuboo!.

En Tijuana me puse la de los regios y pedí asilo a la familia Rosenzweig por una noche, y muy amablemente me dejaron dormir en el sofá de la sala. Al amanecer me propuse no aburrirme y salí rumbo a la playa gélida a ver si era cierto el frío y los rumores al respecto. La frescura del aire era la perfecta medicina contra el solecito, que no se compara con el regio de todas maneras. Perseguí a un viejecito cuya esposa parecía sacada de un retrato antiguo y él mismo parecía un Tom Sawyer entrado en años. Jamás logré alacanzarlo a pesar de ir con zapatito y el silvestremente descalsín.
Me tocó ver el amor en peligro, ya que una señorita quedó atrapada en un costado de un barranquito playero, claro iba con su amor hacia un lugar más privado, pero en el intento quedó atorada y le daba un miedo increíble moverse, lo que hace el amor eh!.

Siempre sentarse a observar el incesante mar provoca relajación y pensamientos infinitos e importantes... me tocó comprobarlo y compartir algunos chascarrillos y las visiones de unos delfines con unpescador que no pescaba porque esperaba a secarse, vaya que los mexicanos para todo hallamos la manera de no hacer las cosas.

Las ganas de seguir conociendo algo de Tj me llevaron hacia un mercadito de esos que hay en cualquier parte de México, y claro cada uno vende algo que sólo en la región que estés, encontrarías, y ahí en Tj lo nuevo fueron unas gorditas de nata y una bebida de nombre Tejuino, aunque la bebida parece tener otros orígenes, ahí los probé por vez primera.

En la tarde de ese lunes conocí la frontera, "donde empieza la patria" en el rinconcito más olvidado del país, no es un lugar fascinante, pero lo que simboliza y lo fuerte de su olvido y rencor hacia un país del cual por poco no es parte sin duda lo hacen merecedor de muchas menciones.

En la noche iría a SanDiego... pero lo cuento mañana.

3 commenti:

Humby ha detto...

4 gorditas por 10 pesos....

estaban reequeeseemás.... yo las probe en janitzio... no hay nada mejor que las gorditas....

y un champurra'o.... Saludos!!!

Dajoropo ha detto...

Gran aventura tijuaneril! esperamos siguientes entregas :)

kluzter ha detto...

a mí me salieron 5 gorditas por 10 pesos.
y el nuevo relato está en gestión... desde yaaa!!!