7.4.06

Sobre los hombros de Gigantes

Así lo es... no es mi culpa que Kant y Camus aún no hayan aparecido como bien los podría unificar con mis palabras. No culpo a Einstein ni a Newton de mis fracasos en probabilidad, Gauss podría tener más culpa y aún más reprochable es mi 3er truene en el 3er parcial de proba, ya que algún estudiante se aplicó tanto que hasta le pusieron su nombre a una distribución. Aunque a mí más me parece que es un invento del magistrado para echarle en cara a los que nos importa un compino (con p de más) la distribución que tenga cualquier cosa.
Viva la Normal.
Márquez e Ibargüengoitia me fueron casi impuestos, por cariño leí al primero y por principios rechacé al otro. Lo mío es la picosa y filosa filosofía. Eso afirmé antes de esos cien años que me leí solito. Lo mío jamás será lo de Márquez. Le tengo tanto coraje a él y a sus compinches famosérrimos por haberme hecho ver que no soy escritor, que no soy músico de cuerdas, que no soy un amo y señor de la gramática ni la lírica. Mis gramáticas son libres de contexto y regulares y determinísticas.
No debería importarme tanta esplenditud de ellos, no me opaca, no influye en mí, puesto que no es mi culpa nacer en un tiempo en que ellos ya han ganado un gran espacio, y ponen sus hombros para que yo los parafrasee, los intente unificar aunque se caigan tan mal como Goethe y Hesse; para que me pare sobre ellos...
"Esque ya se ha dicho todo lo que podía decirse".
Yo no soy Neruda, ni siquiera un Altamirano y mucho menos un Borges. Pero pisotearé sus hombros cuanto más me percate de sus vastos omóplatos. Cuanto más quiera romper la desconocencia* de lo que me ha de pasar, cuando más vea mi vida reflejada en sus escrituras proféticas.
Uno ya no puede darse el lujo de ser pequeño e insignificante, pues naciste sobre hombros de gigantes. Sin preguntártelo te elevan y te impiden rebajarte. Ni qué luchar, son tan fuertes que sólo queda unírteles.

2 commenti:

Dajoropo ha detto...

Pero piensa, que tú portas los hombros de Kluzter... tus hombros

myriam r. ha detto...

ante tal cosa, sólo puedo pensar que yo soy yo así como ellos son ellos. quizá hayan nacido antes con un talento y una editorial con capacidad de publicar demasiadas copias, pero tenemos nosotros la super red y podemos hacernos nuestros propios caminos solitos.

hay un texto de marco a. almazán que habla de la desdicha de los escritores, que se quiebran la cabeza al tratar de redactar una nota a la casera. es para nosotros algo tan fácil porque no cargamos con la cruz de la expectativa literaria de tanta gente encima. pero bueh, lo dice tan chistoso como seinfield. ahora que me acuerdo, fueron mis lecturas de niña... además de los cuentos noruegos... en fin...

...yo pienso que nadie verá el mundo como kluz y nadie aporreará las teclas como tu. tenemos dicha de leerte y saber que eres normal.

brindemos por eso.