5.3.09

From Hell to Heaven.

Literalmente chavos, la semana pasada fui partícipe de una expedición
espiritual musical y naturalmente hablando.
A mitad de semana asistí al coniertazo de Iron Maiden en el Estadio
Universitario. Perdí un buen de dinero por haber comprado boletos de
más, pero lo importante aquí era que estuve presente en un eventazo de
dimensiones históricas. Tocaron todas las canciones que me gustan de
ellos, dejando fuera sólo a "Can I play with mandes" y "Bring me your
daughter". De nuevo un concierto más con las groupiecuates y el buen
trippa que se comprometió a pagarme uno de los boletos en cuanto los
dioses de las quincenas se lo permitan.
El espectáculo fue idéntico al del año anterior con la enorme
diferencia de un diablo que apareció en los últimos minutos y
obviamente el gigantesco Eddie de seis metros de alto.
La semana siguió pasando con cenas acompañados de la finura de Vasto.
El cierre fue un viaje a la escondidísima reserva ecológica del Cielo.
Nuevamente las comidas intercontinentales fueron partícipes de nuestro
viaje. Moni, Clau, Vale, Rodrigo "El implacable" Morales Hoil y yo nos
encamionetamos en un tour que nos llevaría a la tierra prometida
tamaulipeca.
Nos acompañaron celebridades de Francia, Puebla y de otros lugares de
la república que no recuerdo. Acampamos a la luz de las estrellas,
caminamos por cuevas frescas y profundas. Nos lanzamos de las
tirolesas y chapoteamos en el famoso Río Frío, quien por cierto se
portó bien ese día pues no hacía demasiado honor a su nombre.
Tuve que ahogar mis tenis en el río porque no iba preparado, Rodrigol
me hizo favor de prestarme un traje de baño (¡gracias! (¿traje? Short
de baño)) Pero no llevé chanclas entonces me metí con todo y tenis
pero sin calcetines. Creo que aún siguen húmedos.
El regreso a la ciudad fue veloz aunque temí por la salud de mis
pieses puesto que hacía frío y yo iba por la calle caminando descalzo,
pero con mis calcetines negros.
Volvería a ir, es un lugar con una diversidad ecológica enorme y el
clima estuvo delicioso, fresco en la mañana y con unos cuantos
graditos por la tarde. De la compañía no digo nada porque todo fue una
gran aventura :)

2 commenti:

valnouveau ha detto...

Que padre es lo no planeado, siempre y cuando todo salga bien.
yo no me meter'ia al r'io descalza, siempre uso chanclas, hasta en el mar, por que sentir cosas en los pies me da asquito :P
saludos.

kluzter ha detto...

Yep yep... esto de tener una idea y que salga así, en vivo, al aire... uufff.. vaya que pesa... que inspira a intentarlo de nuevo.

Yo no me asqueo tanto con los pies en los ríos, pero sí soy muy delicdito con las piedras y temo más cuando estoy fuera del agua, por aquello de los cadillos :P