18.9.08

Fake Plastic Alarms

Vaya que os agradezco a quienes me echaron palabras de aliento con la última noticia que publiqué en cuanto a mis desventuras.
La verdad es que ha sido una falsa alarma y de las grandes.
Lo digo porque cuando yo creí que el rumor era cierto, me dijeron en casa que Miss Escobedo había telefoneado y preguntado por mí; la llamada fue para posponer una comida/cena en mi casa a la que habían sido invitadas ella y su señora madre, supongo que preguntó por mí como quien pregunta ¿cómo está la familia?.

Pasé tiempo pensando en que se casaba (como todas) y si había pregunta'o por mí o les urgía verme, mi madré enfatizó mucho ese aspecto, pensé que serían malas noticias. Tal vez vendrían para entregar una invitación al bodorrio o algo así de pesado.

Como no hay fecha que no se llegue ni plazo que no se cumpla llegaron a la casa este día de asueto y efectivamente Miss Escobedo quería platicar conmigo, hablamos un tanto sobre lo que hacemos hoy en día, los trabajos y las clases de universidad, las graduaciones y un buen tramo sobre mi viaje europeo y las fotos que me tomé estando allá. Sigo lamentando esa pérdida de la cámara.

Contrario a lo que podría haber pensado no me sentí temeroso o mudo, estaba más relajado que las veces anteriores en que la veía. Siempre me pasó lo mismo, ansias y nerviosismo previo a verla, y ya estando con ella una soltura, torpe, pero soltura al fin.

Ha reaparecido después de algunos años como suele hacerlo, 17 para aquéllos que gustan de los números. Sigue pareciéndome sobresaliente y especial como el primer día y sigo sin decirle directamente este y otros pensamientos derechito y frente a frente. No sé si volveré a verla pronto y no intenté proponérselo quizá porque quiero verla como Toto a la chica de los ojos azules, o como el campeador en la historia sin fin que luchó por una princesa, pero mi vida ya es demasiado como un libro o una película como para caer en ese tipo de personajes.

La buena noticia es que no solo no está por casarse sino que ni siquiera sigue en la relación que podría haberla llevado al altar. Y de pronto la Beatriz vuelve a tener mención en esta comedia.

1 commento:

Duarte ha detto...

Yeeeeeeeeeeeeeeeei

Jaja insisto la práctica es lo que hace al maestro, en serio, anímate chavo, no pasa nada, o bueno mejor que pase algo!!!

Qué bueno que pudimos vernos la noche de anoche, y pues sí me apuntoooo para Manu y también iré con afro.

Un abrazo Grande